Los impactos negativos sobre la biodiversidad alteran las funciones ecológicas vitales en todo el sistema. Para enfrentar como país esa situación, Chile cuenta desde el año 2003 con una Estrategia Nacional de la Biodiversidad, que establece prioridades de protección y promueve el uso sustentable de los ecosistemas. Esta Estrategia fue complementada el año 2004 con un Plan de Acción, cuyas medidas ya se están implementando.

La visión en el largo plazo de esta Estrategia es que “la biodiversidad del país se protege, conoce y utiliza en forma sustentable por parte de toda la sociedad, de forma de conservar los procesos ecológicos esenciales de la biosfera y promover el mejoramiento de la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras”. Para lograr esto la Estrategia propone el logro de un objetivo general orientado a conservar la biodiversidad a partir de la promoción de la gestión sustentable del patrimonio natural. Esto se logra a partir de la aplicación de fundamentos y principios en la gestión de la biodiversidad y las áreas naturales que forman parte del patrimonio natural de Chile, así como en la vida cotidiana de la ciudadanía. Estos fundamentos y principios de la Estrategia son: participación; justicia y equidad; respeto; compromiso; responsabilidad individual y colectiva; prevención; cooperación entre actores; decisiones informadas; responsabilidad global; uso sustentable; educación ambiental y conciencia pública; respeto por los conocimientos tradicionales; respeto a los derechos públicos, privados y comunes; y conservación de los
servicios ambientales de la biodiversidad.

El Plan de Acción establece los ejes de trabajo prioritarios para poner en práctica estos principios y fundamentos y lograr el objetivo y visión planteados en la Estrategia de Biodiversidad; estos ejes son: i) conservación y restauración de ecosistemas; ii) preservación de especies y del patrimonio genético; iii) promoción de prácticas productivas sostenibles; iv) desarrollo e implementación de mecanismos para la gestión integral de la diversidad biológica; v) fortalecimiento de la coordinación interinstitucional e intersectorial para la gestión integral de la diversidad biológica; y vi) involucramiento ciudadano para la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica.

Leave a Comment